La decoración es un elemento importante Nativo, donde el comensal se encuentra con un entorno de tradición actualizada, donde el punto de origen, lo innato como propia definición del naming se plasma en los cuatro elementos: tierra, madre, inicio y cuna, presente a través de los rojizos y terracotas de ladrillos y tapicerías, en las fibras naturales, ratán, esparto. Agua; fuente de vida que hace germinar la vegetación. Vigente a través de tonos aguamarina en las zonas húmedas del local. Aire, frescura, aromas; elementos ligeros que dejan que la brisa, cargada de sabores, circule a través de contraventanas y celosías. Fuego como elemento protagonista en la cocina; brasas, maderas tiznadas, cerámica endurecida y ennegrecida por el efecto de las llamas, incluso la iluminación se tiñe de un tono cobrizo para acompañar y enmarcar la escena

Así, el conjunto se podría definir como  un lugar muy cuidado, con una atmósfera cercana y amable. Todo sin excesos pero sin defectos, teniendo el equilibrio como testigo